sábado, 28 de julio de 2012

Civiles

"Me parece que estamos hablando del pasado, tenemos que pensar en el futuro".
Hermes Binner
24/07/2012, Rosario

El pasado 6 de marzo en el marco de la causa Feced, en Rosario, un abogado defensor de los militares imputados acusó entre otros a Binner como participante civil en la atención médica a detenidos por la dictadura. 

No lo tomé en cuenta. Suelo desvalorizar las declaraciones de los dictadores cuando incriminan a civiles, no porque no  puedan ser ciertas sus denuncias sino porque creo que  van manchadas de mala intención. 

Pero después de leer la defensa que hizo de si mismo Hermes Binner ("Me parece que estamos hablando del pasado, tenemos que pensar en el futuro") mi mirada cambió. 

Binner se defiende de la misma forma que lo hacen los curas que intentan despegarse, los militares cuando dicen que son juzgados injustamente por causas de tiempos pretéritos, Jorge Lanata desde que trabaja para Magnetto... y las personas como Binner. Son defensas de culpables.  (Hermes Binner es el mismo que le dio una contratación directa al grupo clarín y cuando lo consultaron sobre el tema contestó que él no le hace el ADN a los inversores). 

Como en el juego de la oca. Cayó en un pantano que lo devuelve al comienzo del juego.

(Mirá acá y acá)

viernes, 20 de julio de 2012

Amigos


Por Rodolfo González Arzac *

Martín Galli y Héctor García se conocieron hace diez años de una manera absurda. Martín tenía 26, el pelo largo y con trenzas. Héctor, "el Toba", el pelo negro con un mechón blanco que delataba sus 48. Martín había viajado desde Haedo hacia el centro porteño impulsado por la rabia. El Toba, había caminado de Congreso hasta el Obelisco con una mochila en la espalda cargada de libros, empujado por una certeza breve: que tenía que estar ahí. Y a las siete con veintiún minutos de la tarde, ese 20 de diciembre, sobre la Avenida 9 de Julio, los dos quedaron atrapados en la misma escena. Nueve hombres bajaron de tres autos. Dispararon para todos lados. Martín cayó al suelo. Una bala le entró por la zona trasera izquierda de la cabeza y se detuvo en la zona frontal derecha. Tenía los ojos cerrados. Un hilo de baba grueso y largo extendido entre la boca y el pecho. El Toba se puso en cuclillas, le inclinó la cabeza, trató de reanimarlo. Un patrullero llegó y varios hombres bajaron y volvieron a disparar, esta vez con balas de goma. Los libros de el Toba amortiguaron el impacto. El Toba le tomó a Martín el pulso. Le hizo respiración. Lo sacó de un infarto. Paró un auto. En el viaje al Hospital Argerich, lo salvó de otro paro cardíaco con una piña en el corazón. Los médicos lo terminaron de resucitar. La bala, sin embargo, por las dudas, desde entonces, se quedó donde estaba.

EL EMPATE. -Cuando yo lo vi a este tipo en el piso, no sé cómo, porque no se parece en nada y yo no soy creyente, pero pensé que era Jesucristo: con las rastas, la barba, tirado. Era Jesucristo-repite ahora, tanto tiempo después, el Toba, en su casa en Ezeiza, después de una abrazote con Martín, que lo mira y lo escucha: y revive. 
La segunda que vez que se vieron, Martín ya estaba en la casa de sus padres en San Justo. Tenía la cabeza rapada y vendada. Estaba en una silla de ruedas, boleado. No podía hablar. Balbuceaba. Lo único el Toba le pudo decir fue:
-Para atrás ni para tomar impulso, dale para adelante.
Pero se siguieron viendo. Habían quedado unidos por ese rato de esa tarde crucial para los argentinos, esos minutos todavía más decisivos para ellos. Y, sin embargo, necesitaron un pacto para poder seguir así, hermanados.
-En una época discutíamos mucho. Porque para él, y más que nada para su familia, yo era el salvador. Y para mí eso era una carga. Me agradecían. Se ponían a llorar. Y un día nos fuimos a un bar. Y le dije: "Vamos a poner las cosas en claro. Hay en el aire una cosa como que vos y tu familia me deben algo. Y vos no tenés una idea lo que significa para mí haber podido hacer algo por vos. Yo cargo una culpa. La culpa de la década del setenta. Yo fui el que le dije a mi hermana, que tenía su vida arreglada, que venga a una reunión. Y hoy mi hermana no está. Y yo no pude hacer nada. Y así como mi hermana, mi cuñado, cientos de compañeros desaparecidos." Y le propuse que nos pusiéramos de acuerdo: que el partido estaba empatado.
Martín aceptó. "Está bien, estamos empatados", le dijo. Y, por un tiempo largo, viajó cada fin de semana del oeste a Ezeiza a pasar un rato con el Toba y su familia. Con el hombre que lo había salvado. El mismo al que él, sin darse cuenta, había ayudado a rescatar de sus pesadillas.
EL PASO DEL TIEMPO. Martín y el Toba anduvieron juntos de acá para allá. Contando su historia. Pidiendo justicia. Viéndose, primero dos por tres, después un poco más espaciado. En los primeros meses, juntos, trabajaron un tiempo con Miguel Bonasso en la construcción del Partido de la Revolución Democrática. Después, Martín se abocó a lo suyo: la música, la literatura, el empleo que le habían conseguido en una biblioteca de la Ciudad de Buenos Aires. Dejó la carrera de Historia, cansado de que le pregunten por la bala que todavía llevaba (y que aún lleva) en la cabeza. Se casó. Tuvo dos hijos. Empezó a cursar una carrera de bibliotecario. Escribió cuentos. Creció.
Al Toba las cosas se le dieron distintas. Dejó de enseñar en la escuela. Trabó una suerte de amistad con Néstor Kirchner. Nunca pensó en ser funcionario, aunque militó desde los 16 años. Hasta que alguien le dijo lo bueno que sería tocar la puerta y que del otro lado hubiera un compañero. Y se convirtió en secretario de Trabajo del municipio de Ezeiza (y en el hombre del presidente en el partido). Tuvo otra hija. Y también, hace no tanto, una enfermedad, que de un día para el otro le diagnosticaron, que lo llevó al quirófano y lo dejó 92 días sin comer, convertido en un esqueleto con vida. Ahora está mejor. El intendente de Ezeiza, pocos días atrás, lo mudó de despacho: lo acaba de nombrar asesor de su gobierno.

LA BRONCA. -Más de 30 argentinos murieron. Hay padres, hay hermanos, hay hijos que no tienen respuesta. Estamos hablando de diez años. Y todavía no se hizo el juicio oral. No aprendemos más. Y yo acuso y culpo a la justicia. Es una justicia dormida, parte del genocidio de siempre -dice el Toba.
-Es el poder que más oculto está. No le podés entrar por ningún lado. El juez de la causa, cuando toma la causa después de que Servini de Cubría la deja aduciendo estrés, dice el primer día que tiene elementos para procesar a De la Rúa. Y a los siete meses, lo desprocesa, no tiene prueba, nada -agrega Martín.
-A mí me mandaron al médico legista para que vea los tiros que me habían dado con los proyectiles de goma, un año y medio después. Y antes habíamos tenido la reconstrucción. Veinte cuadras a la redonda no había un solo policía. Estaba en manos de la policía. Estuvimos desde las nueve de la mañana hasta la una de la mañana. Y pasaban coches. Y en uno de esos coches estaba el tipo que me había tirado a mí. Quería salir de testigo. Cuando me disparó era subcomisario. Y ese día ya era comisario. Lo habían ascendido. Encima, al final, cuando leen el acta, nada de lo que habíamos dicho estaba -se encabrona el Toba.
-La presidenta dijo el otro día que la justicia tarda pero llega. Uno ya está entrenado. No le hace bien al país. La Justicia es justicia en la medida que sea pronta. Pero a pesar de esto hay un nuevo paradigma, una nueva forma de interpretar la realidad en el país. Yo tengo una actitud militante. Creo que este es un frente más que va a tener el gobierno-señala el Toba, que no duda en definirse orgulloso como parte de "la mierda oficialista".  
-Yo siempre abrigo esperanzas. Pero es increíble que hayan pasado diez años. Y la herida siempre va a estar. Uno la puede mitigar. Pero que te hayan querido asesinar es algo que no se supera. El aliciente para esa herida es la justicia. Que se resuelva. Yo no quiero pena de muerte. Quiero que en el tribunal las dos partes presenten sus pruebas y de ahí salga una sentencia. Eso es lo que estoy pidiendo -concluye Martín, cansado. Pero con reservas para seguir dando la pelea. Donde haga falta.
Un día le dije a Martín: "Hay en el aire una cosa como que vos y tu familia me deben algo. Y vos no tenés una idea lo que significa para mí haber podido hacer algo por vos. Yo cargo una culpa. La culpa de la década del setenta. Yo no pude hacer nada por mi hermana..." Héctor García, "el Toba".
"Es increíble que hayan pasado diez años. La herida siempre va a estar. Que te hayan querido asesinar es algo que no se supera. El aliciente para esa herida es la justicia. Quiero que el tribunal dicte sentencia. Eso es lo que estoy pidiendo."  Martín Galli.


*Publicado el 19/12/2011 en Tiempo Argentino
(http://tiempo.infonews.com/notas/dia-que-toba-y-martin-sellaron-su-amistad-medio-de-las-balas)

miércoles, 18 de julio de 2012

La mayoría de edad de la impunidad




18 de Julio de 1994
Juan José Galeano- Jorge Fino Palacios- Carlos Menem- Hugo Anzorreguy- Rubén Beraja - Carlos Corach

miércoles, 11 de julio de 2012

Ella tiene la brújula que perdieron unos cuantos


La felicidad de la gente II

La derecha y la oposición suelen poner a la Televisión Digital Abierta y a Fútbol Para Todos como dos espacios donde el gobierno nacional gasta un dineral que le quita a la construcción de escuelas, hospitales, museos, transportes, seguridad...

Desde el campo popular algunos les discuten en esos términos y confrontan partidas de dinero. Y no está mal.
Sin embargo no es ese el punto. Televisión Digital Abierta (TdA) y Fútbol Para Todos (FpT) son otra cosa. Lo que está en discusión no es una partida de dinero. Es la felicidad de la gente. Televisión y Fútbol son parte de una política de comunicación multiplicadora. Nacional, Popular y Democrática.

TdA es una Argentina que puede ver Canal 7, Encuentro, Paka Paka, Telesur, cine fuera del circuito comercial, y un montón de otras señales sin poner un solo peso.

FpT son millones de pibes que desde que nacieron no habían visto al equipo de sus amores por la tele. Que para ver fútbol profesional tenían que irse a un bar o a una estación de servicio y pagar una consumisión para poder estar un rato frente a un aparato de televisión. Como bien dice el periodista Javier Vicente, FpT es el fútbol que enfrentó a los profetas del odio. Es la democracia hecha mensaje. Entregar la transmisión a los canales que gratuitamente puedan pasarla. Completa. Una comunicación del gobierno nacional para el pueblo, sin intermediarios. A tanda plena. Por múltiples canales. Eso no tiene precio.

Televisión Digital Abierta y Fútbol para Todos hablan de "la felicidad de la gente. Esa especie de aspiración  más o menos eterna de los seres humanos. Para estar bien física y espiritualmente, ¿nos sirven estas tecnologías o no nos sirven? Cuando tenemos las máquinas hay que pensar para qué nos sirven".

Porque "el desafío  ante el que nos encontramos los que nos preocupamos por la comunicación -y ahora preocuparse por la comunicación es preocuparse por lo que pasa en todo el mundo- justamente por el hecho de las nuevas tecnologías, es pensar qué vida queremos para nosotros".

Nada más. Y nada menos.

La felicidad de la gente

"...Son preguntas globales en las cuales todos tenemos que pensar, pero a su vez yo mismo me pregunto acerca de las cosas en que creía hace  algunos años, y no es que ahora he dejado de creer sino que hoy se me hace más complejo buscar soluciones o respuestas. Quiero hablar sobre algunos mitos, y me voy a poner en abogado del diablo. Mitos por los cuales algunos países creen que si no fuera por los malos de afuera todos estaríamos bien. Entre los malos de afuera están los que nos prestan dinero y después nos quieren cobrar con intereses inadecuados; están los que nos mal-informan sobre nosotros mismos; están los que nos quieren vender artefactos electrónicos, satélites, fibras ópticas, etc."

"Ese criterio yo creo que es una especie de mito de nuestra propia inferioridad y me parece que habría que empezar a replantearlo. A mí me preocupa mucho lo del NOMIC, porque es cierto todo lo que se dice, pero más me preocupa el orden nuestro de la información ¿Qué pasa con nosotros? ¿Qué pasa con los argentinos, con los latinoamericanos, con los del Tercer Mundo? Porque es cierto, yo soy obviamente enemigo de todos los monopolios de la información. Se nos puede decir que estamos mal informados porque las grandes agencias transforman, deforman, sesgan nuestra información. Cuando yo estaba en México exiliado, las únicas informaciones que hablaban de la Argentina en el sentido real de lo que estaba pasando eran de muchas de esas grandes agencias; en cambio las agencias nacionales argentinas nunca hablaban de los desaparecidos que están ahí en listados (señala la lista de periodistas desaparecidos detrás del panel)".

"(...) Es cierto lo que decía el compañero, ¿para qué vamos a pedir satélites, fibras ópticas, si no tenemos máquinas de escribir?"
"Aquí hay un grave riesgo de dar soluciones técnicas a problemas que son esencialmente políticos. Yo diría casi filosóficos ¿Se trata de que nuestros países tengan el mismo sistema informativo que los países desarrollados, y entonces tener un equilibrio? ¿Se trata de que la brecha tecnológica, que es absolutamente incubrible, se cubra para ser como los otros? El problema es si deseamos cubrirla, no si podemos cubrirla. Cuando hablamos de subdesarrollo en realidad estamos hablando de otra cosa, que es el desarrollo. Hoy en el mundo entero, y por supuesto en nuestro país, pareciera que el tema central es ver cómo podemos ser como los países desarrollados. Entonces la pugna del desequilibrio aparenta estar en que tenemos que lograr ser como los otros. Para mí la pregunta central es si queremos ser como los otros".

"¿Qué quiere decir este desequilibrio? ¿Quiere decir que en los países desarrollados los sistemas informativos son adecuados? ¿Quiere decir que se asegura más el sistema democrático en los países desarrollados por el sistema de información avanzado, porque tienen las grandes agencias, porque tienen las redes televisivas, porque tienen los satélites, etc?"

"Yo no tengo respuestas claras, tengo algunas intuiciones, a mi no me interesan los satélites no porque cuestan 300 millones de dólares. No me interesan porque antes de preocuparme por tener satélites quisiera saber para qué los queremos. México y Brasil son dos países que tiene satélites nacionales, nosotros los tenemos alquilados. No hay practicamente país en el mundo que no tenga transmisión vía satélite. En México y en Brasil la mayor parte de la capacidad de esos satélites está inutilizada porque no sabe que hacer con ellos".

"¿Para qué queremos satélite? Aparentemente porque  queremos ser como nos dicen que deberíamos ser, porque queremos aprovechar estas nuevas tecnologías en un sentido que todavía no sabemos adonde se dirige ¿Por qué pensar que todas las tecnologías existentes son deseables si estamos pensando no en el desarrollo material, es decir no en una especie de abstracción que es el desarrollo económico del país, sino en el bienestar concreto de los ciudadanos, de nosotros?" 

"Hay un viejo vicio de la derecha y de la izquierda: creer que cuando los problemas económicos se resuelven -y se cree que los problemas económicos se resuelven como lo hacen los países llamados desarrollados- todos vamos a estar bien. Lo contrario también es cierto. Cuando la gente se muere de hambre, por lo tanto no está bien, está muerta, pero el modelo de desarrollo, de existencia cotidiana de los otros países queda demostrado que no produce el bienestar de la gente." 

"Estoy hablando de la felicidad de la gente. Esa especie de aspiración más o menos eterna de los seres humanos, para estar bien física y espiritualmente, ¿nos sirven estas tecnologías o no nos sirven? Cuando tenemos las máquinas hay que pensar para qué nos sirven, cuando somos dependientes y cuando imitamos modelos nos quejamos, pero primero hemos traído las máquinas".

"(...) El desafío ante el que nos encontramos los que nos preocupamos por la comunicación -y ahora preocuparse por la comunicación es preocuparse por lo que pasa en todo el mundo- justamente por el hecho de las nuevas tecnologías, es pensar qué vida queremos para nosotros y no solamente cómo podemos ser iguales a los países que hoy se llaman desarrollados".


Héctor Schmucler
Junio de 1986, Buenos Aires
Sociólogo y Semiólogo
Investigador del 
Instituto Latinoamericano 
de Estudios Transnacionales

domingo, 8 de julio de 2012

Un airecito de justicia




Finalmente el Tribunal Oral Federal  6  dio por probada la "práctica sistemática y generalizada de sustracción, retención y ocultamiento de menores de edad” en “el marco de un plan general de aniquilación que desplegó sobre parte de la población civil, con el argumento de combatir la subversión implementando métodos del terrorismo de Estado durante los años 1976 a 1983 de la última dictadura militar” en Argentina.

Los condenados

El detalle uno por uno de los nueve acusados que recibieron condena por el plan sistemático de robo de bebés. Quién es quién y qué papel jugó en la comisión de los delitos de lesa humanidad por los cuales fueron juzgados.

- Jorge Eduardo Videla, 50 años. Creyó que pasaría a la historia como presidente de facto, pero las actuales enciclopedias lo definen como “dictador argentino”. Nacido en Mercedes el 2 de agosto de 1925, podría postularse al Guinness por la cantidad de condenas por delitos de lesa humanidad que está acumulando. Desde hace pocos días ocupa el pabellón de detenidos por crímenes contra la humanidad de la cárcel de Marcos Paz. Sus recientes últimas palabras concluyeron su ciclo de exposición mediática y provocaron escozor cuando se permitió calificar a “las parturientas aludidas por las querellas” como “activistas que usaron a sus hijos embrionarios como escudos humanos al momento de operar como combatientes”.

- Antonio Vañek, 40 años. Fue comandante de Operaciones Navales durante 1977 y parte de 1978, y luego fue jefe de Operaciones del Estado Mayor de la Armada. Además de los testimonios de los sobrevivientes, fue acusado por los demás represores, como el ex capitán Adolfo Scilingo, y por periodistas. La ESMA estaba bajo su mando operativo. Los médicos navales Jorge Magnacco y Alberto Arias Duval señalaron la asistencia que prestó a los partos que tuvieron lugar “dentro de la clandestinidad de la ESMA”. Acosta refirió que las órdenes emanaban de Vañek. A fines de 1998, cuando fue detenido, dijo que Emilio Massera había dado las órdenes para “luchar contra la guerrilla”.

- Jorge “Tigre” Acosta, 30 años. Se le ha retirado el cargo de capitán de fragata, era quien tomaba las decisiones sobre tortura y muerte en la ESMA, y comandaba el grupo de tareas 3.3.2. Fue quien decidió arrojar al río a las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet, y las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor, Esther Ballestrino de Careaga y María Ponce. Entre los 82 delitos que se le han probado están los secuestros de la familia Tarnopolsky, Nilda Actis, Lisandro Cubas, Carlos García, Ricardo Coquet y la sueca Dagmar Hagelin. En 1981 viajó a Sudáfrica para asesorar al gobierno del apartheid en la lucha contrainsurgente. En 1998 se descubrió que tenía una cuenta secreta en Suiza, que podría haberse usado para depositar el producto de los bienes sustraídos a los detenidos-desaparecidos. Fue condenado el año pasado en la megacausa ESMA.

- Santiago Omar Riveros, 20 años. Fue el primer militar en explicar el terrorismo de Estado y afirmó que “no ha habido desaparecidos, sino terroristas aniquilados en el marco de una guerra revolucionaria, y por tanto irregular”. Ex comandante del Cuerpo IV del Ejército y ex comandante de Institutos Militares fue condenado en Italia por la desaparición de tres ciudadanos italianos y, en 2006, cuando estaba procesado por delitos cometidos en el Plan Cóndor, la Justicia determinó que su indulto era inconstitucional. En agosto de 2009 fue declarado culpable del homicidio de Floreal Avellaneda, joven militante de la Juventud Comunista, cuyo cuerpo torturado apareció en las costas uruguayas.

- Reynaldo Benito Bignone, 15 años. Otro genocida que anhelaba el bronce por su condición de “último presidente de facto”. “Lo que tanto se mencionó de dar una lista de los muertos a mi juicio hubiera sido un error trágico. Si el propio Estado da por muerto a un individuo quiere decir que dispone de las pruebas para afirmarlo. Después vendrían los interrogantes: ¿quién lo mató?, ¿dónde está el cadáver?, ¿por qué lo mataron?”, razonó en su libro El último de facto, incorporado como prueba en la etapa preliminar. Participó activamente del derrocamiento de María Estela Martínez de Perón y, poco después del golpe, ocupó el Hospital Posadas, que se convertiría en un campo de exterminio. Bignone fue considerado un eslabón fundamental para garantizar la impunidad a los ejecutores de la práctica sistemática de apropiación de los menores, por haber firmado el Documento Final, que estableció la muerte de todos los desaparecidos y la ley de autoamnistía.

- Víctor Gallo, 15 años. Ex capitán del Ejército, ex miembro del Batallón de Inteligencia 601 y ex carapintada. Durante el juicio dijo ser accionista de una empresa de seguridad denominada Cooperativa Lince. En 1997 fue condenado a diez años de prisión por robo calificado, tenencia de arma de guerra, privación ilegal de la libertad y coacción. También estuvo involucrado en la masacre de Benavídez. “Gallo decía que era una guerra, todo el tiempo hablaba del supuesto enemigo, para él todos eran enemigos, todo el tiempo con odio, toda la familia, con eso nos criaban”, dijo el apropiado Francisco Madariaga.

- Juan Antonio Azic, 14 años. Suboficial principal retirado de la Prefectura y ex miembro del grupo de tareas 3.3 de la ESMA. “Un interrogador, un torturador”, lo definió el sobreviviente de la ESMA Carlos Lordkipanidse, a quien Azic le dijo cuando estaba en la mesa de torturas, “si no hablás le reviento la cabeza contra el piso a tu hijo”, que tenía apenas 20 días. Luego puso al pequeño Rodolfo sobre el pecho de su papá y le aplicó picana. Se apropió de Victoria Donda y Carla Ruiz Dameri, nacidas durante el cautiverio de sus padres en ese centro clandestino. Fue condenado el año pasado a 18 años de prisión en la megacausa ESMA.

- Jorge Luis Magnacco, 10 años. Era ginecólogo en el Hospital Naval y actuó como autoridad médica en la maternidad clandestina que funcionó en la ESMA, donde la “pieza de las embarazadas” era llamada “la pequeña Sardá” por los propios marinos. En 2005 había sido condenado a diez años por su participación en el secuestro de Rodolfo Pérez, nieto de la Abuela Rosa Roisinblit.

- Susana Colombo, 5 años. Esposa de Gallo, dijo haber sido quien acompañó a Francisco Madariaga por primera vez a Abuelas de Plaza de Mayo y, como parte de su plan de defensa, se definió como víctima de sucesivas formas de violencia doméstica de su cónyuge, a quien definió como un psicópata. Incluso dijo que temió que la matara y que no recurrió a nadie porque lo único que sentía era miedo. Pero no tuvo ninguna respuesta cuando le preguntaron por qué esperó hasta 2010 para decirle que podía ser hijo de desaparecidos. “No tuve la partida de nacimiento de los chicos, no elegía los nombres, nunca tuve la escritura de la casa, vivía aislada en el barrio militar donde uno vive y se calla la boca”, fue su descripción.

Los absueltos

- Eduardo Ruffo. Ex agente civil de inteligencia de la patota en Automotores Orletti, integrante de la banda de Aníbal Gordon, dedicado a los secuestros extorsivos, apropiador de Carla Rutila Artés, a quien sometió a todo tipo de padecimientos desde pequeña. Sara Méndez reconoció a Ruffo como miembro de la banda que el 13 de julio de 1976 entró a su casa y le arrancó de los brazos a su hijo, Simón, de 20 días. En 1999 fue reincorporado a la SIDE, recibía dinero y órdenes del ex jefe de los espías durante el menemismo, Hugo Anzorregui. En teoría, su tarea era vigilar a los otros agentes. “No tengo ningún buen recuerdo de ese hombre”, dijo alguna vez Carla, y definió a su apropiador como un hombre enfermo de los nervios, despiadado, agresivo, muy bebedor y obsesivo por el contacto sexual con ella. Fue detenido en octubre de 2006 mientras caminaba por Barrio Parque. Cumple condena por los crímenes cometidos en Orletti.

- Rubén Franco. Almirante retirado, nacido en Adrogué el 8 de julio de 1927, fue el último jefe de la Marina durante la dictadura. En su condición de integrante de la última Junta Militar, fue acusado como autor mediato por haber declarado la muerte de todos los desaparecidos durante la llamada lucha antisubversiva mediante el llamado Informe Final del 28 de abril de 1983, que no hizo excepción alguna con los niños sustraídos. También habría sido parte del encubrimiento al máximo nivel militar por haber firmado la ley 22.924 denominada luego ley de autoamnistía, por la cual los represores pretendían evitar rendir cuentas ante la Justicia. Cuando fue interrogado afirmó que el genocida Reynaldo Bignone ordenó destruir documentación relacionada con las violaciones a los derechos humanos.

(En http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/198062-59660-2012-07-06.html)

¿Y dónde está Wally?


“Los constructores de contenidos de la oposición ya tienen sus cuatro candidatos presidenciales para 2015: Macri, Scioli, Moyano y Binner”. El 30 de junio pasado viste publicado este post.

Desde entonces: A Scioli y a Moyano los viste aparecer como el peronismo díscolo.  A Macri lo muestran lo menos posible. Tiene a la vista reciente un par de causas judiciales sobre las que mejor no hablar. ¿Y Binner?



(Básico. Si querés leer los medios sin que te operen-demasiado- regla número 1: Cuando todas las miradas se dirigen al mismo lugar, mira alrededor. Algo importante está pasando y no te lo quieren contar).

Sus últimos tweets -esa moderna tribuna en tiempo web desde donde ves hablar todo el tiempo a todo el mundo- son del 23 de junio.

De ese mismo día son las declaraciones que siguen:
"Se visualiza un conflicto muy grande dentro del partido de gobierno y este camino nos perjudica a todos. Nadie se va a favorecer con un conflicto de esta naturaleza, más allá de que apoyemos con reservas algunas acciones del gobierno. Tenemos que conservar la democracia y si en algo tenemos que mirarnos es en lo que pasa en Paraguay. La mayoría automática que tienen determinados poderes políticos terminan sobreponiéndose al diálogo, a la concertación y esto no es bueno para la democracia", manifestó esta mañana Hermes Binner, el máximo referente del Frente Amplio Progresista (FAP), ante el conflicto que estalló esta semana entre el líder de la CGT Hugo Moyano y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.



En declaraciones al programa Convenio de La Tres, el ex gobernador de Santa Fe expresó: "No hemos aprendido a vivir en democracia. Eso significa la Constitución, las leyes, el federalismo. Significa que cada uno de los poderes que integran la república tienen que hacer lo que dicen la Constitución y las leyes. Vivir en democracia es que los derechos que están en la Constitución, derecho a la salud, educación y vivienda, trabajo, sean satisfechos ante la demanda de la población. Si no podemos los problemas sobre la mesa, no hay diálogo. El gobierno tiene un gran desafío: o abre las puertas a un gobierno de coalición o se va a encontrar con una situación muy dificultosa. Y lo vamos a sufrir todos."

Binner declaró que la situación económica en la actualidad "no está tan bien como estaba, pero no tan mal como estaba. Es una economía que puede recuperarse rápidamente y funcionar adecuadamente. Pero tenemos una gran traba que es la política. Basta de mentirnos con el Indec, si nadie cree en el Indec. Si trampeamos con los números, siempre vamos a tener cifras equivocadas".

Binner consideró que el gobierne debe convocar a las fuerzas de oposición para hacer un gobierno de colación porque es débil. "Por supuesto que lo veo débil. Una sola persona maneja la economía del país y dice qué se puede y cuándo se puede exportar. No tenemos dimensiones del país en el que estamos, con 40 millones de habitantes, que está en el G20. No es una republiqueta. Es un gran país Argentina".

"Hay un no diálogo en la presidenta. Eso es la antítesis que merece un país con tanta riqueza como Argentina", afirmó.

(Aparecieron en el diario La Capital, de Rosario. El día anterior, un golpe había destituido a Fernando Lugo en Paraguay).

El 30 de junio volvió a aparecer en su página (www.hermesbinner.com.ar) para decir que "más temprano que tarde el Fap será gobierno en la Argentina".

Piedra libre pal gorila con navaja que está escondido atrás del árbol.

miércoles, 4 de julio de 2012

Periodismo burgués


Cañuelas

¿Cuándo fue la última vez que leiste que el crimen de dos supermercadistas pusiera en pie de guerra a medio pueblo contra su intendenta?
(La intendenta ganó por más del 50% de los votos a fines del año pasado)
 
¿Cuándo fue la última vez que viste que el encargado de seguridad de la provincia, Casal, se hiciera presente -al día siguiente de las muertes- en un municipio para dirigir la investigación de dos crimenes?
(El ministro llegó a Cañuelas y dijo "la responsabilidad de la seguridad es nuestra y no de la intendenta". No dijo venimos a ayudar en todo lo que este a nuestro alcance)
¿Cuándo fue la última vez que leíste que un presunto culpable se entregue voluntariamente dos días después ante un juez de la capital provincial?
(Después de que el sospechoso se entregase, el fiscal de la causa dijo que el caso estaba prácticamente resuelto)
¿Alguien le está moviendo los cuerpos de lugar al forense?
(A esta escena del crimen le faltan cosas)
si esto fue lo que pasó  ¿Por qué semejante reacción?

martes, 3 de julio de 2012

Cristinas


¿Cuántas Cristinas habrán nacido en estos años?
¿Y cuántos Néstor?

O el día de la marmota

"El Presidente decidió cortar la discusión pública y quitarle poder real al vicepresidente. Relevó a la cúpula de Turismo, una secretaría presidencial, y ahora el vice quedará relegado a su función constitucional de presidir el Senado. Scioli, que no fue recibido ayer por Kirchner, consiguió apoyo en Chiche Duhalde.

–¿Entonces qué hacemos? –Le vamos a sacar la caja.

La conversación, bien cruda, tuvo como protagonistas a Néstor Kirchner y a dos funcionarios de su más extrema confianza. Poco después, la sanción a Daniel Scioli por desentonar con la filosofía del Gobierno tomó estado público: la remoción de la cúpula de la Secretaría de Turismo y Deporte, donde el vicepresidente era amo y señor, además de supervisor de su suculenta partida presupuestaria. Dicho de otro modo: se decidió relegar al motonauta a la relajada pero ingrata tarea de tocar la campanita del Senado, lo que generó especulaciones sobre su continuidad en el cargo.

La embestida contra Scioli se fue pergeñando a lo largo del fin de semana. Pero terminó de definirse ayer en reacción a las apreciaciones del vicepresidente sobre la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y también sobre el eventual aumento de las tarifas de las empresas privatizadas. 

En la intimidad de la Casa Rosada consideraron que las declaraciones de Scioli a contramano de la filosofía de Kirchner no connota únicamente la búsqueda de un perfil propio sino también el armado de un poder paralelo cimentado en el establishment y una extraña combinación de menemistas y duhaldistas.

El jefe de gabinete, Alberto Fernández, quien suele nutrirse de encuestas sobre cada uno de los temas que aquejan al Gobierno, blandía ayer una del sociólogo Artemio López. Se trata del titular de la consultara Equis, un habitué de Balcarce 50, y quien recorrió los pasillos del poder el lunes por la noche.

'¿Cree que alguien está detrás de las afirmaciones de Scioli?', fue una de las preguntas de la muestra de 960 casos telefónicos de Capital y Gran Buenos Aires. La respuesta obtenida entre el 17 y 19 de agosto fue: 'Menem, 30 por ciento'; 'Nadie 27,6'; 'Empresas privatizadas, 15,4'; 'no sabe/no contesta, 13,4'; 'Otros 6,7'; 'Duhalde, 3,8'; 'Los militares 3,1'.

La percepción de Kirchner no difirió demasiado de lo que reflejaron esos números. Por eso no dudó en aplicar una 'medida correctiva' para disciplinar a Scioli, quien utilizó una frase poco feliz para oponerse a la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. 'En un país serio, el Congreso no anula sus leyes', había dicho el vice.

El lunes, Página/12 informó en exclusiva que una de las alternativas que barajaba el Gobierno era sacarle a Scioli el control de la Secretaría de Turismo y Deporte. Al día siguiente, este diario le planteó esa posibilidad al vice.

–Podrían desplazarlo del control de la Secretaría de Turismo, cuyo titular es un hombre de su confianza, Germán Pérez.

–La verdad, yo no creo que Presidente esté utilizando su tiempo para esas cosas. Realmente no creo que se maneje con represalias –contestó. Se equivocó. De todos modos, a esa altura sabía del revuelo que habían causado sus dichos. A tal punto que debió salir a poner paños fríos en cada uno de los temas conflictivos, con frases rayanas a la obsecuencia: 'Yo estoy a muerte con Kirchner, estamos más juntos que nunca'; 'soy un fervoroso creyente de la imprescriptibilidad de los crímenes de les humanidad', '¿cómo yo voy a estar propiciando el aumento de las tarifas?'.

De nada sirvió. Al recorte de poder, se sumaron gestos inequívocos de desautorización. El más elocuente ocurrió anoche, cuando Scioli buscó reunirse en vano con Kirchner. Dicen que el vice pretendía evitar su desplazamiento de la secretaría de Turismo, pero desde la propia Casa Rosada se apuraron en dar estado público a la medida.
Las tres horas de espera de Scioli fueron en vano. Kirchner informó que tenía la agenda ocupada. Y tras una reunión con el ministro de Planificación, Julio De Vido, se retiró.

–¿Hubo algún amague de renuncia? –preguntó este diario a un hombre del círculo áulico de Kirchner –No.

–Pero todo hace suponer que cualquier otro traspié de Scioli no haría otra cosa que abrir paso a su renuncia

–Todo puede ser –esbozó, como si el tema lo tuviera sin cuidado al Presidente.

La dificultad se trasladó al bunker del propio motonauta. ¿Con qué argumento renunciaría? ¿O acaso es una potestad del vice mover los hilos de la Secretaría de Turismo? 

Pasadas las 11 de la noche, el vicepresidente enfiló hacia la explanada para abordar su auto. En el camino, sólo regaló una frase. 'Sin comentarios, está todo bien.'

La tensión que se vivió ayer en la Casa Rosada se trasladó hacia el seno del justicialismo. Eduardo Duhalde, a través de su mujer Chiche, fue uno de los que salió a respaldar con más fuerza a Scioli.'Es un buen vicepresidente, es una muy buena persona, tiene personalidad y puede tener opiniones diferentes a las del presidente, y no es malo que eso suceda', dijo.

El duhaldismo no se privó de las habituales tertulias de los martes. Y con el ex presidente a la cabeza, hubo coincidencias en que no era momento de confrontar. 

–Se tienen que sentar, acordar, y dejarse de joder –dijo Duhalde, en alusión a Scioli y Kirchner, según admitieron algunos concurrentes al mitín de Avenida de Mayo. 

Hoy se podrá evaluar qué papel adoptará el ex mandatario en el conflicto. Si no hay cambios de agenda de último momento, Scioli debería compartir una recorrida por Ramallo y San Pedro con la propia Chiche, primera candidata a diputada en al lista de Felipe Solá.

Al fin y al cabo, fue la ex titular de Desarrollo Social quien sugirió para la fórmula presidencial el nombre del motonauta, ahora caído en desgracia.

Dejarlo sin el control de la Secretaría de Turismo y Deporte significa quitarle una caja millonaria. Sólo la Administración de Parques Nacionales, dependiente de ese organismo, maneja un presupuesto de 40 millones de pesos. El Gobierno ya había puesto la lupa sobre este área, donde 'soldados' de María Julia Alsogaray comenzaron un silencioso y gradual desembarco. Es pública la injerencia que tiene en Parques Nacionales la Fundación Vida Silvestre, creada por Francisco Erize, el ex marido de la polifuncionaria actualmente presa.
Con el desplazamiento del presidente y el vice de Parques, Sergio Zaragoza y Oscar Iriani, se espera ahora un cambio de política que, según los representantes gremiales del sector, hasta ahora no escapaba de la línea privatizadora que motorizó Alsogaray. 

En lugar de Pérez, Kirchner pondrá a Enrique Meyer, quien durante doce años ejerció como subsecretario de Turismo Santa Cruz. En lenguaje oficial, otro pingüino al poder.

Al abordar el tema el parte de la Casa Rosada apeló a los eufemismos. Mencionó, sin más, la decisión de 'reestructurar una secretaría que está bajo la conducción presidencial', como si el despliegue mediático del conflicto y hasta la intervención de la Iglesia, en este caso para bajar los decibeles del enfrentamiento, hubieran surgido producto de un mero capricho.

Fuera de micrófono la argumentación oficial fue la de un 'gesto de autoridad' hacia un vice que acumula viejos rencores entre los pingüinos, amén del consabido cortocircuito en materia de derechos humanos y tarifas.
Lo condenan por su pasado menemista y por no evitar al alineamiento del PJ porteño con Mauricio Macri, cuando es notorio el respaldo del Gobierno a la reelección de Aníbal Ibarra.

Lo condenan por su debilidad por los 'lobbies', e incluyen como parte de esa práctica su gira por España, donde mantuvo reuniones con el presidente José María Aznar y el rey Juan Carlos, además de un puñado de empresarios (ver aparte).

Lo condenan por su alto perfil, sobre todo para ponerse en las antípodas de Kirchner a la hora de hablar de la Corte Suprema, de Fidel Castro, de las negociaciones con el FMI y de cómo posicionarse frente al establishment.

–¿A Kirchner no le preocupa la posibilidad de estar generando una salida forzada de Scioli?–insistió este diario, sobre el filo de la medianoche, ante un conspicuo habitante de la Casa Rosada.

–Scioli ya es grande y sabe lo que tiene que hacer".

Diego Schurman
Página/12
20 de agosto de 2003

Scioli y la teoría del si pasa pasa


"El malestar en el Gobierno por las declaraciones del vicepresidente, quien criticó la anulación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, fue inocultable. El presidente Kirchner impulsó la medida aprobada por Diputados.

El vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli, el miércoles presidirá la sesión del Senado.

'Es muy cuestionable la anulación. No va a tener efectos jurídicos.' Con estas palabras, Daniel Scioli salió ayer a criticar la decisión de la Cámara de Diputados de declarar la nulidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. La definición de Scioli podría tener cierta importancia: la semana que viene el Senado, que él preside, deberá ocuparse del tema. Sin embargo, la influencia política del vicepresidente es limitada, y ayer el Gobierno salió a apoyar la decisión de los diputados. 'En un país serio las leyes no se anulan', había dicho Scioli. 'En un país en serio no hay impunidad. Hay justicia y hay verdad', le respondió el vocero presidencial Miguel Núñez.

Scioli fue el único funcionario que se animó a cuestionar la votación. 'El Congreso sanciona, modifica o deroga, pero no puede anular leyes. No va a tener efecto jurídico; esto va a llegar a la Corte Suprema. Por lo tanto, esto no tiene efectos retroactivos y será el Poder Judicial el que termine definiendo. La opinión personal mía es que hay que dar el respaldo al Presidente (Néstor Kirchner) en cuanto al tema del tratado de la ONU', aseguró el vice, en relación a la decisión de la Rosada de adherir a un convenio sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad.

De todos modos, Scioli aseguró que no les corresponde comentar el tema. 'No quiero fijar mi posición con respecto a un tema que se va a tratar la semana próxima, por respeto a los senadores. Yo voy a facilitar el debate, como corresponde', agregó.

Scioli formuló estas declaraciones ayer, un día después de que la Cámara de Diputados, con los votos del PJ, el ARI, el Frepaso y la izquierda, declarara 'insanablemente nulas' las leyes de impunidad, sancionadas durante la gestión de Raúl Alfonsín para frenar las presiones militares. El proyecto pasó al Senado, que tiene previsto tratarlo en la sesión de la semana que viene: aunque Scioli, el titular del cuerpo, se definió en contra de la nulidad, la posición del Gobierno está más que clara. 

Ayer, en la presentación en la Casa Rosada del nuevo sistema de elección de jueces, Núñez respondió a las palabras de Scioli. Antes, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, había formulado declaraciones en el mismo sentido. 'La Argentina recuperó la agenda del derecho; la democracia tenía una enorme deuda. Con esta decisión se abre la posibilidad de que esos hechos sean juzgados en referencia a los hechos realizados por los represores', señaló Fernández, el hombre de mayor confianza de Kirchner en el gabinete. Consultado por los argumentos sobre la supuesta incertidumbre jurídica que traería la nulidad, el funcionario fue terminante. 'La mayor inseguridad jurídica es que quien haya delinquido no sea juzgado', aseguró.

En general, la mayoría de los políticos coincidió con el jefe de Gabinete. 'Estoy orgulloso de la postura adoptada por nuestro bloque de diputados, porque el justicialismo puso las dos piernas del lado del futuro y sacó la que tenía en el pasado. Hay un intento serio en la Argentina de construir un país desde bases justas', evaluó el gobernador bonaerense, Felipe Solá, durante el acto de asunción del nuevo secretario de Derechos Humanos de la provincia, Remo Gerardo Carlotto, que se realizó en La Plata.

'El sentimiento fue que empezábamos un camino nuevo, de liberación, de posibilidades y de una lucha que tiene su triunfo en el mejor sentido', señaló Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo. 'La decisión comienza a corregir un poco el camino, es un paso para empezar a terminar con la impunidad' redondeó Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

Aunque la mayoría de las voces fueron a favor, hubo algunos pocos que, como Scioli, cuestionaron la decisión de Diputados. Entre ellos el ex ministro de Justicia Jorge Vanossi, hoy primer candidato a diputado por la lista de Mauricio Macri. 'Hay mucha gente que va a pensar que si hoy han anulado una ley de este tipo, mañana pueden anular leyes de cualquier otro tipo, incluidas fiscales, económicas, sociales, culturales o de cualquierotro contenido, con lo cual ahí sí realmente el andamiaje del estado de derecho se nos viene abajo', criticó Vanossi, quien en 1983 fue el encargado de fundamentar la necesidad de anular la autoamnistía militar".

Página/12.
14 de Agosto de 2003.